Seleccionar página

En Seakting nos definimos como agencia full funnel marketing. Este concepto está relacionado con una visión concreta del marketing que compartimos todos los que trabajamos en Seakting.

El modelo del “funnel” o “embudo” es muy conocido en marketing porque es una representación visual de las diferentes fases que llevan a una persona de nuestro público objetivo a convertirse en nuestro consumidor. Así, tras una primera fase de notoriedad pasamos al interés, a la consideración y finalmente a la acción.

Las fases del funnel de forma más detallada serían las siguientes:

Generación de leads: en esta primera fase buscamos la notoriedad y generar el mayor número posible de leads. Los leads son aquellos clientes potenciales de los que tenemos información de contacto.

Cultivo de leads: en esta fase trabajamos el tiempo que va desde el interés hasta la evaluación de varias opciones antes de comprar

Venta: es la fase en la que se produce la acción o la compra final.

Lealtad y recomendación: los modelos más recientes añaden estas dos etapas que son muy interesantes. Se considera dentro del proceso que el consumidor puede volverse leal a la marca y hacer compras repetidas e incluso recomendarla convirtiéndose en un embajador de la marca.

Definirnos como full funnel significa que somos conscientes de las diferentes fases del proceso y que aportamos soluciones al cliente en cada una de ellas. En ocasiones, una empresa puede tener problemas solo en una de esas fases. Puede que tenga mucha notoriedad pero que no sea capaz de generar conversión o que tras una primera conversión los consumidores decidan no comprar su producto o servicio. Sin embargo, es crucial que seamos conscientes y entendamos todo el proceso para poder aportar una solución valiosa y que mejore la competitividad de la empresa.

Por lo tanto, la clave está en aportar soluciones y herramientas en cada una de las fases: captación, conversión y fidelización. Esto precisamente es lo que tratamos de conseguir en Seakting.